Morgion, Viento Negro

Características:

Género: Masculino.
Categoría: Deidad Intermedia.
Plano Natal: Hades
Otros nombres: H’rar (Ergoth, Istar), Gormion (Tarsis), Morgi (Muro de Hielo), Morgax el Señor de la Herrumbre (Thorbardin), Pestilencia (Mithas) Anthrax el Lord Macho Cabrío (hobgoblins) Dios de la Putrefaccion (Solamnia).
Plano de residencia: el Abismo
Símbolos: una capucha con dos ojos
Colores: marrón oscuro y negro
Símbolo celestial: la constelación de la Capucha Infecta
Alineamiento: Neutral maligno
Ámbito de poder: enfermedad, complot, sufrimiento
Adoradores: cultistas enloquecidos
Alineamiento de los clérigos: Caótico Maligno, Legal Maligno, Neutral Maligno.
Dominios: Destrucción, Mal, *Pestilencia*
Arma predilecta: mangual pesado (“Nube Infecta”)
Vestimentas preferidas: túnica de color gris con capucha

Descripción:

Morgion, el dios de la pestilencia, la podredumbre y la enfermedad es ampliamente temido por casi todas las razas humanoides. Los pocos que le veneran son despreciados y casi siempre llevan a cabo su veneración en secreto. Incluso las otras deidades del mal rehúsan asociarse con él. Morgion se alimenta del miedo y usa los estragos de la enfermedad para extender el miedo entre los humanos. Raramente se digna a hablar con sus propios clérigos, ya que prefiere realizar sus obras infectas en secreto, sin que ni ellos mismos se enteren.

Morgion vive en una torre de bronce al borde del Abismo. Nunca abandona su torre ni revela sus planes, ni siquiera a aquellos responsables de llevarlos a cabo. Está rodeado por una hueste de espíritus enfermos y tiene el aspecto de una forma humanoide podrida, ni masculina ni femenina, con cabeza de cabra.

La iglesia de Morgion está compuesta de esclavos, ya que espera que la enfermedad atrape a una persona y después le ofrece un trato: librarle de la enfermedad a cambio del servicio de por vida. Aquellos que aceptan ven que se han “curado” con el poder de Morgion, aunque el precio que tienen que pagar, a menudo es más de lo que pueden resistir. Son enviados a extender la enfermedad a otra gente, para que Morgion pueda obtener más seguidores.

Los cultistas de Morgion se reúnen en pequeñas células que normalmente no tienen más de tres clérigos, que tienen la misión de extender la enfermedad y el sufrimiento a cualquiera que se encuentren. Sus cultistas pueden encontrarse tanto en grandes ciudades como en villas pequeñas, tanto en tierras élficas como en las islas de los minotauros. Deben obrar en secreto, porque si son descubiertos sus vidas corren peligro. Por encima de todo temen a los clérigos de Mishakal, sus enemigos del alma.

Los cultistas de Morgion también tienen órdenes de estudiar y crear venenos, uno de ellos normalmente tendrá un pequeño laboratorio de alquimia en su casa dedicado a la creación de nuevos y poderosos venenos. Son especialmente expertos en la creación de aquellos que imitan los efectos de las enfermedades. El Señor de la Noche, el líder del culto, puede crear venenos, incluso más virulentos, como el de la plaga escarlata. Cada clérigo puede llevar al menos 3 dosis de un polvo venenoso que puede usar contra sus enemigos. Los clérigos de Morgion rezan para pedir sus conjuros en plena noche.

Debido a la necesidad de secretismo, la iglesia no tiene días sagrados ni celebraciones religiosas. La destrucción de un enemigo de valor especial puede considerarse importante, pero no tanto como para merecer una ceremonia especial.

Historia:

Morgion obra para extender la enfermedad por donde va. Su poder era mayor durante la Era de los Sueños, pero después declinó debido a la guerra emprendida contra sus cultistas por las fuerzas del bien. Su iglesia creció durante la tercera Guerra de los Dragones, en la que sus miembros fueron muy temidos. Cuando un cultista de Morgion mató a un Gran Maestre de los Caballeros de Solamnia, los caballeros cazaron al culto hasta casi extinguirlo. Durante la Era del Poder no quedaban más que un centenar de cultistas de Morgion en Krynn.

El Cataclismo trajo el hambre y la enfermedad y más seguidores para Morgion. Ha obtenido muchos seguidores entre los zhakar tras el cataclismo, y envía a los enanos infectados al exterior para que extiendan su plaga.

Avatares de Morgion:

Morgion tiene dos avatares favoritos: una gruesa y rodante nube negra con dos resplandecientes ojos rojos, y una sacerdotisa o ejecutora llevando una capucha y un velo negros. Morgion habla con un ronco susurro.

Deberes del Sacerdocio:

Los sacerdotes de Morgion se reúnen en secreto y en lugares oscuros para adorar y planear sus actos malignos. Efectúan un juramento mortal de mantener sus doctrinas y sus actos secretos; poco se sabe de ellos fuera de su orden.

Dogma:

La enfermedad provoca miedo, el miedo es poder; extiende la enfermedad y recoge la terrible recompensa.

No se admiten más comentarios