Hiddukel, Príncipe de las Mentiras

Características:

Género: Masculino
Categoría: Deidad intermedia
Plano Natal: La Red /Abismo Fiendholme
Otros nombres: Traicionador (Mithas), Usk Do (hobgoblins), Hitax la Grieta (Thorbardin), M’Fistos (Istar).
Plano de residencia: el Abismo
Símbolos: balanza de mercader rota
Colores: rojo y hueso
Símbolo celestial: la constelación de la Balanza rota
Alineamiento: Caótico Maligno
Ámbito de poder: riqueza, ladrones, mentiras
Alineamiento de los clérigos: Caótico maligno, Caótico Neutral y Neutral maligno
Dominios: Mal, Superchería, *Traición*
Arma predilecta: daga (“Aguijón de Venganza”)
Vestimentas preferidas: túnicas hechas con seda roja de calidad y las mangas de color hueso

Descripción:

Hiddukel, el dios de la riqueza y los tratos conseguidos ilegalmente, es el patrón de los negociantes y mercaderes deshonestos y los ladrones. Es un astuto negociador que comercia con la avaricia, y el único dios que pudo hacer negocios con Takhisis y conseguir ganancias. Siempre está buscando cerrar tratos, que implican el intercambio de riquezas por almas. Aunque es calculador y codicioso, a menudo toma la forma de un mercader adulador y torpe. Aquellos a los que se consigue engañar y hacen tratos con él pueden obtener lo que consideran su mayor deseo, sólo para encontrar que finalmente no les reporta más q miseria.

Muy poca gente se convierte voluntariamente en clérigo de Hiddukel. Normalmente la deidad tima o engaña a una persona para que se convierta en clérigo. Aprecia la traición entre sus clérigos, incluso cuando afecta a otro de ellos, puesto que tienen ordenes de conseguir riquezas por cualquier medio que sea necesario y siempre buscan el mejor trato. Sus clérigos trabajan en secreto, bajo la tapadera de negocios legítimos. Las ciudades grandes a menudo son el hogar de las células ocultas de sus adoradores. Los clérigos de Hiddukel a menudo llevan una doble vida, pareciendo miembros respetados de la comunidad durante el día y llevando a cabo actividades ilícitas por la noche. La iglesia de Hiddukel solo está levemente organizada. Aparte del Señor de la Noche, cada clérigo va por libre, siempre tramando y apuñalando por la espalda para arrebatar la posición del señor de la noche.

Los clérigos de Hiddukel rezan para recibir sus conjuros al amanecer. La ceremonia más importante de la iglesia es el día del intercambio de Almas. Cada año un clérigo de Hiddukel debe presentarle un recuento de aquellos que ha corrompido o arruinado. Los que fallan se enfrentan a la ira del dios.

Hiddukel es el enemigo de Shinare, y su odio mutuo se trasmite a sus seguidores. Hiddukel ofrece recompensas, como esclavos y riquezas, a sus seguidores que maten a clérigos y destruyan templos de Shinare. También se opone a Reorx, pero el dios de la avaricia es de corazón cobarde y no se arriesga a enfurecer al irascible dios de los enanos.

Historia:

El dios de la avaricia y de la ambición, atraído por la tentación de las ganancias ilícitas y el negocio de las almas, siguió a Takhisis al mundo desde el Más Allá. Ayudó ansiosamente a la Reina Oscura en su desafío al orden de la Creación, y desde entonces siempre está acechando en las sombras y manipulando los acontecimientos para fomentar sus propios fines.

Antes del Cataclismo, la infamia de Hiddukel era seguida por muchos que buscaban aventajar o superar a otra gente para obtener riquezas y poder. Hiddukel obtuvo muchos seguidores en los últimos días antes del Cataclismo, a medida que el orgullo del Príncipe de los Sacerdotes causó la ruina financiera de muchos ansalonianos.

En los años anteriores a la Guerra de la Lanza, el sacerdocio de Hiddukel empieza a reaparecer lentamente en comunidades aisladas del norte, mientras se prepara para unirse a su Reina en una apuesta por dominar Ansalon. Incluso después de la guerra, Hiddukel aprovecha la época de renovación estableciéndose firmemente en los corazones de los mercaderes avariciosos y los barones ladrones.

Avatares de Hiddukel:

Hiddukel prefiere aparecer como un hombre obeso con fríos ojos como cuentas y una untuosa sonrisa. Envuelve sus abundantes carnes con los más finos brocados, y sus nudillos están repletos de falsas piedras preciosas. Hiddukel evita el combate físico, y confía en los conjuros y en los monstruos guardaespaldas contratados.

Deberes del Sacerdocio:

Los sacerdotes de Hiddukel deben perseguir codiciosamente y alcanzar la riqueza a través de medios deshonestos y (cuando todo lo demás falle) honestos. También deben llevar las ropas más finas disponibles

Dogma:

La avaricia es la fuerza motriz del mundo, y aquellos que niegan su amor al dinero, mienten. Nada en el mundo es tan importante como la riqueza. Consigue tesoros, no importa quién o qué se interponga en tu camino. Las mentiras dan significado a la verdad. Descubre el deseo más profundo de alguien y encontraras la llave de su alma.

No se admiten más comentarios